El Guerrero Samarita

Retrato de un recuerdo que fascina

Cuando te miro como figura que eres de un ajedrez inconcluso, me muestras al gran Alejandro, tu autor, y en tus retoques descubro reflejos de su constante búsqueda de la perfección, y es su humildad la que pinta en tu simpleza la grandeza de un gran diseñador. Quien le conoció bien te respeta, el que te admira le añora y a quién te busca le sorprendes pues representas 40 años de cultura alcoyana y de historia. Eres inagotable bastión de pura estética con tradición y Solera, y mirándote le veo en sus comercios y carteles, en sus puestas en escena, y en sus boatos y escuadras pues todavía bajan con reflejos de su arte y escuela. Quiero repasarte por su memoria, encontrarte en suscarpetas y que el carboncillo de sus cuartillas me describa como era. Quiero soñarle y regresarle, quiero repasar cada minuto con sus títeres y caretas, pues ellas no han olvidado lo grande que fue. Quiero perderme entre la nube que esculpe cada una de sus pipas y chimeneas; y que mientras me cuentes lo que nunca de él expresas. Descúbreme la obra que dio sentido a su vida. ¡Quiero identificarme con ella! Por todo ello te observo y te admiro, pues eres creación de un gran artista al que el público abandona; y que aun no habiendo sabido venderse como persona, ¡yo te compro Alejandro!, pues a mí tu arte me conquista.

Antonio Llopis