Alejandro Soler

Hablar de Alejandro Soler, es hablar de admiración y reconocimiento a una vida dedicada a entusiasmar desde los más pequeños con el Belén de Tirisiti, hasta los más adultos con sus escenografías teatrales y con sus creaciones en los boatos de Fiestas de Moros y Cristianos; ¿quién no se ha maravillado o ha aplaudido alguno de sus innumerables diseños?

Desde su taller de la plaza, conquistaba sin duda el arte de la creación. En él encontraba la inspiración que con tanto arte transcribía para nuestra sorpresa y disfrute.

Amante de los detalles, su estética supuso la ruptura con los cánones conservadores de la época, estableciendo un antes y un después marcando escuela.

Si lo deseas puedes envolverte con su creación, no tienes más que acercarte al pub L’escenari, allí puedes llenarte de su naturaleza deleitándote de una mágica estancia. En su ambiente te sientes transportado a otro mundo, al del artista, menos imperfecto sin duda y con seguridad más generoso y humano.

Se nos fue pronto, demasiado, y un sin fin de proyectos marcharon con él. Cuanta creatividad no plasmada ni disfrutada, pero para nuestro consuelo nos queda la evocación de su excelsa y numerosa obra. Uno no puede hacerse una idea de la magnitud de su trabajo. 

Tras su muerte sus máscaras perdieron la sonrisa y los títeres su movilidad; y aunque todavía permanecen húmedos aquellos ojillos de cartón de alguna de sus marionetas, esos por donde brotaron lágrimas de resina que borraron su sonrisa por su pérdida; su individualismo declarado le devolvió la jugada, pues su obra ha sido mil veces admirada y otras tantas olvidada.

No hace ni dos años que nos dejó y parece que ya de él nos hayamos olvidado, pues ha pasado de ser protagonista de la caja escénica a ser olvidado en el escotillón ¿Por qué no levantar de nuevo el telón de su obra?

Sin menospreciar a nadie y mejorando lo presente, que es numeroso y de calidad; Soleres sin duda el mayor valedor y mejor representante del diseño de Alcoy, sin olvidar su faceta menos conocida de pintor que quedó reservada únicamente para su familia y entorno, como si de otro momento íntimo se tratara.

Después de compartir nuestro proyecto y nuestra osada pretensión de llamar a uno de los premios Samarita de la Fiesta, con el nombre de Alejandro Soler, su familia, entre amabilidad y emoción, y con mucho agrado, tuvo a bien cedernos una inédita creación del artista. Se trataba de una figurita de ajedrez alegórica a las Fiestas de Moros Y Cristianos. Siendo Peón o Álfil, ¿qué más da?, representaba  sin duda la esencia pura de nuestro estimado diseñador. Con elementos sencillos como el cartón, una cuerda, un lápiz y unas cuantas chapas metálicas,…la modeló en su día como si de un encargo se tratara. Ahí estaba ella, recia, erguida, más grande de lo que en realidad era, dispuesta a salir a la luz para ser “humilde y orgullosa” representante de la excelencia en cada una de las categorías premiadas.

Cuando nos fue presentada, nadie puso en duda su idoneidad, pues al margen de representar a la Fiesta, representaba algo más grande, la creatividad del maestro del diseño y la inmortalidad de su creación y debía convertirse en el icono de la imaginación y de la perseverancia.

A ciencia cierta los premiados sabrán apreciar en esta pequeña figura un recuerdo al arte que emanaba Alejandro; sirva pues como reconocimiento a una vida ilusionando, creando y entusiasmando a su público, el pueblo de Alcoy.

Sirva todo lo dicho y hecho como nuestro modesto homenaje, antesala de los que sin duda han de llegar, pues si medimos la grandeza de un pueblo por el reconocimiento a sus artistas, seguro que no debiéramos acomplejarnos. Se fue uno de los grandes de Alcoy, y su ciudad, a la que tanto quiso y por la que tanto trabajó, no debe olvidarle, no puede olvidarle, no ha de olvidarle.

Gracias Alejandro.

Antonio Llopis


El Tirisiti

Es, sin duda, el personaje más popular de Alcoy, conocido e identificado por niños y mayores y generador de recuerdos y sensaciones. Con Tirisiti, su belén, lleno de anacronismos, provocaciones e irreverencias, asumidas y aceptadas, constituye una de las joyas del patrimonio alcoyano y hay que elogiar y destacar las medidas que, desde 1990, bajo la tutela del Ayuntamiento, se han ido adoptando para garantizar su continuidad y su mantenimiento como patrimonio de todos.

Alejandro Soler: “La humiltat orgullosa dels grans”

Ens trobarem amb un home que han de treure del plató o l’escenari perque no dona mai res per acabat: toca, retoca, re..do…sol…Música!. Si el deixaren, aniria darrere de les filaes que ell guarneix, tocant, i polint i emprenyant i vivint. Sobretot vivint!. Alejandro sempre ha portat i porta a dins seu l’artista i la humiltat orgullosa dels grans.

Un año sin Alejandro, i ara què fem?

Alejandro Soler supuso el colofón a un proceso de creatividad iniciado a principios del siglo XX

Se cumplen 12 meses del fallecimiento de “uno de los grandes” nacido en el territorio Serpis: Alejandro Soler. Carismático diseñador, escenógrafo, estilista, decorador, pero sobre todo un pedazo de artista.

El Guerrero Samarita

Cuando te miro como figura que eres de un ajedrez inconcluso, me muestras al gran Alejandro, tu autor, y en tus retoques descubro reflejos de su constante búsqueda de la perfección, y es su humildad la que pinta en tu simpleza la grandeza de un gran diseñador.