ESGLESIA SANTA JORDI I CASAL

A finales del año 146 d.S., concretamente el 6 de diciembre, la estirpe Samarita, cada vez más numerosa, que por entonces ya eran casi cuarenta, se reunió una vez más con sus familias para asistir a una de sus tradicionales Jornadas Culturales, que se cree pudo ser la tercera. Con gran participación, fue de nuevo una oportunidad para ellos de conocer mejor la historia de su ciudad, siguiendo con atención las explicaciones del que fuera su habitual guía, Jordi Linares. Siendo un día desapacible en lo climatológico, pues corrían aires gélidos de desencanto por las decisiones arbitrarias del que por aquel entonces administraba la horda a la que pertenecían, no por ello se acobardaron en lo más mínimo, manteniendo intactos los ánimos para su disfrute. La historia de los protagonistas del recién fundado al-Cohí, fue poco a poco expuesta para su análisis a través de las narraciones del orador; desvelando los detalles de lo que realmente se encontraba documentado por aquella época, dejando al criterio de cada cual lo que efectivamente había de verídico en la tradición o en la leyenda. Muhàmmad Abu-Abd-Al•lah ibn Hudhayl as-Saghir, más conocido por AlAzraq en primer lugar y Jaime I a continuación, fueron relatándoles sus distintas versiones sobre los hechos acaecidos.


Concluida la visita a la Iglesia de San Jorge, pasaron a disfrutar de su renovado Casal, por entonces denominado Museu Alcoià de la Festa, MAF. Después de visualizar algunos vídeos en los que se reconocieron algunos de los presentes y después de pasar revista a los trajes representativos de más de 100 años de historia festera, procedieron a retratarse delante mismo de una gran imagen de D. Antonio Munera, pues ocupaba un espacio destacado entre los festeros de prestigio y renombre; como no podía ser de otra manera. Tras un intento fallido de acudir al Casal del Nadal, partieron hacia otras tierras más habitadas, donde disfrutaron de la tradicional comida de hermandad de su Montepío servida por el que fuera restaurador oficial del grupo durante años, Marcos. Nuevos y fuertes lazos de amistad se forjaron en aquella jornada, lazos que perdurarían durante años. Muchos estudiosos son de la opinión de que pudo ser por entonces cuando surgieron en el grupo grandes ideas, una de ellas bien pudo haber sido la precursora de lo que hoy se conoce como Les Escaramusses. Se conserva un documento impreso en tinta de la época, en la cual se describe la idea original, basándose en la contienda que protagonizo el propio alAzraq en el año 592 a. S.. Aunque su autoría no está del todo demostrada, se especula con la idea de que fue un Samarita Aragonés el autor del escrito, un tal Pablo López. 

Antonio Llopis Candela