ALCOY MEDIEVAL - MUBOMA


Me adelanté a la madrugada abandonando precipitadamente mis sueños, pues era grande lo que aquel día se nos brindaba. Nuestro compañero David había organizado una jornada cultural que afrontábamos los Samaritas con gran ilusión y participación.


Las grandes expectativas creadas de antemano no fueron defraudadas. Una apasionante ruta por la historia de Alcoy nos estaba reservada y fue gratamente mostrada a lo largo de la mañana. Desde la Torre de L’Andana hasta la Torre-portal del Riquer, el guía Jordi, que más que guía es explorador, nos sumergió en la villa antigua de Alcoy del siglo XIII. Experiencia que perdurará en nuestra memoria sin duda alguna, dado que fue ilusionante y gratificante detenerse a observar los escasos detalles arquitectónicos que se conservan de aquella primera época. Por otra parte, la exposición permanente Explora nos permitió conocer la villa desde su pasado y acompañarla en su evolución hasta el presente. Resulta emocionante divisar los campos del collado elegido por la orografía como punto clave de unión de civilizaciones y pueblos. Bañado éste generosamente por sus tres ríos, sosiega apreciar los susurros que resuenan como cánticos en sus aguas, y que fueron sin duda, por aquellos días, saciadoras de sed para sus primeros habitantes.


Sin llegar a ser manjar de Dioses, sus tierras fueron disputadas por los integrantes de dos diferentes culturas, tan distantes en sus costumbres y tan cercanas en sus asentamientos, que evitar su enfrentamiento resultó del todo imposible.


Descubrir los orígenes Catalanes y Aragoneses de sus gentes, causó gran conmoción entre los presentes, pues no casualmente se encontraba entre nosotros un descendiente directo del gran Alfonso I el Batallador (Huesca ,1073-1134), conquistador de las comarcas de Tudela, Tarazona, Calatayud y Zaragoza, y que extendió sus numerosas batallas por tierras menos septentrionales, derrotando severamente a los musulmanes hasta en las cercanas tierras de Cullera. Así como lo hiciera su antepasado, llegó para conquistar, y prendado por los encantos de una morena lugareña continuó con su legado y se afincó en estas tierras del norte de Alicante, ampliando aún si cabe su leyenda; persuadiendo y embelesando con su simpatía y sus buenas artes curanderas, el corazón de los Alcoyanos. Sin duda se han rencontrado dos culturas hermanas, dos culturas gemelas.


Ya superado el cenit del astro sol, pasamos de apreciar el esfuerzo y sacrificio por fundar una ciudad cristiana entre campos infieles, a la lucha sacrificada contra el fuego devastador en el muBoma. Interesante visita donde se nos permitió su acceso mostrando algo de generosidad con Cáritas. 


Finalmente el día concluyó con una familiar comida en la Filà Mudéjares, donde su repostero Marcos nos ofreció, sin defraudar como siempre, un espléndido almuerzo.


 Cuando la noche asedió implacable la ciudad amurallada, cuando el cansancio fue invadiendo los ánimos ya quebrados por la larga jornada, los participantes del encuentro fueron recogiéndose en sus hogares, menos unos cuantos aguerridos que permanecimos en retaguardia rememorando el día vivido en hermandad, saboreando dulces bebidas espirituosas aromatizadas con mieles y canelas.


Ya en el hogar, las batallas de aquellos valerosos caballeros fueron cerrando mis cansados ojos hasta encontrarme con ellos, antes de que el alba me fuera osado de nuevo a despertar.


Hasta el próximo encuentro. Hasta la próxima conquista de la felicidad entre vosotros.


 


 Un Samarita més